Tiempo de balances: Comisiones FEMP 2015-2019

Entrevistas a los Presidentes de las Comisiones FEMP al término de sus mandatos

                                                                                                                                                                                 

Presidente de la Comisión de Mancomunidades durante este mandato que está a punto de finalizar. Si hubiese que hacer un balance diría...

Balance positivo, porque hemos sumado. A pesar de las diferencias políticas, las conclusiones han sido siempre adoptadas por unanimidad y creo que, además, hemos podido constatar que la propia existencia de las mancomunidades es algo muy positivo para el municipalismo, hemos mostrado las ventajas que la unión de municipios supone para defender los servicios.

Si hablásemos de retos conseguidos ¿Cuál es el más representativo alcanzado por la Comisión a lo largo de este mandato?

Primero, demostrar que efectivamente las Mancomunidades son útiles y sirven para compartir servicios que, de otra manera, algunos municipios no tendrían. En segundo lugar, están los objetivos individuales que han podido conseguir algunos municipios tras conocer las experiencias llevadas a cabo por otras mancomunidades que les han resultado útiles en sus territorios.

¿Qué es lo que aún falta por conseguir?

Sería preciso que desde la FEMP se intentarán impulsar modificaciones legales que permitieran en algunos casos, la constitución de mancomunidades y que ahora mismo no se pueden llevar a cabo por restricciones legales, pero que serían muy útiles para el municipalismo.

¿Las Mancomunidades son suficientemente conocidas? ¿Los ciudadanos son conscientes de su importancia?

Yo creo que no, aunque también pienso que al ciudadano lo que le preocupa es que el servicio que se le preste sea bueno y de calidad, y las mancomunidades son en ese sentido una herramienta muy útil porque, además, optimizan los recursos. Yo creo que es más importante que se perciban los beneficios que, no tanto, cómo se ha llegado a ello.

Presidente de la Comisión de Haciendas y Financiación Local, ¿cómo valora el trabajo de la Comisión de Haciendas Locales en estos casi cuatro años?

Muy importante, sobre todo para los municipios de este país que se encontraban en una situación compleja. En esto quiero destacar la labor de mi antecesor, Manuel Robles, Alcalde de Fuenlabrada y referente del municipalismo en toda España, al que sustituí en la Comisión. Gran parte de ese trabajo se lo debemos a su esfuerzo durante los primeros años de este mandato.

Hemos conseguido que los superávits de los Ayuntamientos se puedan emplear para los vecinos y vecinas de nuestros municipios. Ha sido un hito fundamental. También se ha trabajado con las plusvalías y no se ha dejado de reivindicar un modelo de financiación para los Gobiernos Locales, porque no debemos ser subsidiarios de las Comunidades Autónomas; los Gobiernos deberían tomarnos mucho más en serio.

¿Cuáles de los logros conseguidos han supuesto mayor satisfacción?

Las relacionadas con el destino del superávit han sido muy relevantes, porque gracias a eso estamos viendo obra pública, por fin en muchos municipios. También hemos querido defender a los Ayuntamientos que se encontraban en peor situación económica, y fruto de ello son las reuniones mantenidas con el Ministerio de Hacienda y los avances al respecto. Pero por encima de todo yo destacaría el trabajo conjunto de todos los Alcaldes y Alcaldesas de la Comisión en la que, por encima de colores políticos, se ha hecho prevalecer la defensa de los municipios. Hemos permanecido agrupados en estos cambios de Gobierno que se han producido durante el mandato.

¿Hay algo que haya quedado pendiente?

Todavía queda pendiente el rescate a los Ayuntamientos que están en mala situación. Muchos de ellos encontraron al acceder a los Gobiernos Locales una herencia pésima. Aunque se aunque se está trabajando con el Gobierno actual para impulsar soluciones, se trata de una asignatura pendiente que, en pocos meses, deberá ser una asignatura superada.

Desde la perspectiva del responsable de la Comisión ¿para cuándo un modelo de financiación local?

Es complicado de decir, y más en estos momentos. Pero la fuerza de la lógica, del sentido común y de lo que sería mejor para los habitantes de este país, deben llevarnos a una financiación municipal mejorada y autónoma de los Gobiernos Regionales.

                                                                                                                                                                                           

Presidente de la Comisión de Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares de la FEMP, ¿cuál es su balance de estos cuatro años al frente de la Comisión de Diputaciones?

Creo que hemos conseguido una parte importante de los objetivos que nos habíamos marcado, uno de ellos, poner en valor la labor que venían desarrollando desde hace más de dos siglos las Diputaciones Provinciales en la articulación del territorio, para que los hombres y mujeres de nuestras provincias tengan infraestructuras y servicios de calidad, independientemente del lugar en el que se encuentran, y todo eso siendo un instrumento fundamental para los pequeños y medianos municipios. Haber sacado la Comisión fuera de Madrid ha permitido una mayor visibilidad a los distintos territorios en los que hemos tenido la oportunidad de celebrar las reuniones y, al mismo tiempo, ha permitido a los miembros de la Comisión de Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares conocer sobre el terreno otras provincias y otros territorios de este país.

¿Se le queda algo en el tintero? ¿Hay algo que le hubiera gustado hacer y no se pudo?

Sobre todo, no haber conseguido la autorización para poder ejecutar el ahorro que hemos hecho las Corporaciones Locales gracias a una buena gestión. Haber podido gastarlo hubiera redundado en beneficio de nuestros propios territorios; habríamos sido capaces de incrementar plantillas gracias a la cláusula de reposición de los últimos años y esto nos hubiera permitido hacer más de lo que hemos hecho. Además, seguimos lamentando que a pesar de 40 años de Constitución aún no ha sido posible resolver definitivamente la financiación local.

Unos de los caballos de batalla de la Comisión ha sido la despoblación, ¿está satisfecho de lo que se ha conseguido? ¿Cómo lo resumiría?

Hemos conseguido algo muy importante: poner la despoblación en el foco de la política nacional. Es algo que no estaba asumido por la totalidad de la clase política y, desde la FEMP, desde la propia Comisión, hemos sido capaces de ponerlo en el debate político. Aunque se ha hecho poco desde un punto de vista efectivo, de medidas concretas para lucha contra la despoblación, afortunadamente desde el Ministerio de Política Territorial y Función Pública se han destinado 10 millones de euros que el Ministerio de Administraciones Públicas a los Ayuntamientos y a Diputaciones Provinciales.

A lo largo de este mandato ha vuelto a cuestionarse el papel de las Diputaciones, ¿cree que se han disipado esas dudas y que los Gobiernos Provinciales han recuperado su lugar?

Recuperar el lugar es muy complicado, porque cuando en momentos de dificultad alguien plantea suprimir una institución, todo el mundo dice “¿dónde hay que firmar?”. Por eso, aunque hemos sido capaces de hacerlas más visibles, no podemos bajar la guardia ni permitir que ante situaciones difíciles alguien venga a proponer la supresión de las Diputaciones. Por lo tanto, tenemos que seguir trabajando en esa línea, abiertos a estudiar cualquier posibilidad, incluida una reforma electoral que permita la elección directa de Presidentes de la Diputación, por ejemplo. Ahora somos más visibles, pero aún tenemos que seguir trabajando en esa línea.

Presidenta de la Comisión de Igualdad durante este mandato que ya concluye. ¿Qué balance hace de estos cuatro años?

Creo que este mandato, por las expresas instrucciones del Pleno de la FEMP y por la voluntad firme y decidida del propio presidente y el trabajo incondicional de todos los miembros que la componemos, ha sido el de la apuesta por la igualdad y la lucha contra la violencia de género. La comisión ha tenido una actividad muy intensa, así como una participación importante en todos aquellos organismos institucionales en los que ostentamos representación: la Conferencia Sectorial de Igualdad, el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer o el Foro Social contra la Trata, dando así voz al municipalismo y al papel de los Ayuntamientos en materia de igualdad. Hemos estado muy pendientes del seguimiento de la relación de la FEMP con la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en cuestiones tan importantes como el servicio ATENPRO o las actuaciones de formación y sensibilización. Igualmente, nuestra participación en numerosos foros y jornadas, tanto de ámbito nacional como internacional, nos ha permitido cumplir uno de los objetivos marcados por la Resoluciones de Igualdad de la FEMP como es el de mantener y fomentar nuestra presencia activa en aquellos espacios en los que se trabaje para combatir cualquier manifestación de discriminación por razón de sexo.

¿Qué ha sido lo mejor, lo que le ha producido la mayor satisfacción como Presidenta de la Comisión de Igualdad?

Sin duda lo mejor es a su vez un reto y una responsabilidad enorme: haber podido representar la voz de los ayuntamientos en los trabajos previos a la redacción final del documento que supuso el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, así como defender cuestiones como la recuperación de las competencias locales o la financiación para su cumplimiento. Ha sido, de hecho, un logro colectivo de la institución.

¿Y qué ha sido lo que no se ha podido conseguir, lo que aún falta por conseguir?

Creo que un reto importante que no hemos llegado a cumplir con éxito es convertir a la FEMP en un verdadero instrumento al servicio de los Ayuntamientos para aunar criterios que permitan actuar eficazmente y usar con la máxima utilidad todos los instrumentos a nuestro alcance en materia de igualdad y en la lucha contra la violencia de género. Pero la senda está iniciada y el camino se debe seguir recorriendo. Para eso se dejan recogidas las propuestas de resoluciones en lo que debe ser la próxima etapa de la Federación y que contemplan retos tan importantes como la generación de espacios de intercambio con la sociedad civil, la participación de las mujeres en el medio rural, la creación de la Oficina Técnica para el apoyo local para el cumplimiento de las medidas del Pacto de Estado, el fomento de la conciliación y la corresponsabilidad o la formación de todos los agentes locales implicados en la lucha contra la violencia. Un reto todo ello tan necesario como ilusionante.

¿Cómo valora el trabajo de la comisión en este mandato?

Por supuesto que todo es mejorable, pero la valoración que hago es muy positiva. Como Comisión de Despoblación de la FEMP, hemos estado presentes en un gran número de foros en los que se ha abordado el que sin duda es el desafío más importante al que se enfrenta la España interior; hemos colaborado con numerosas personas y entidades directamente implicadas en la búsqueda de diagnósticos y medidas que ayuden a paliar el problema; y hemos contribuido decisivamente a que la despoblación siga estando en la agenda de las instituciones tanto a nivel nacional como europeo. Nuestro trabajo ha sido apreciado y valorado por su rigor, su transversalidad y su concreción. Y todo eso se ha logrado en un tiempo récord y con un consenso total que ha dejado al lado cualquier color político y del que estoy especialmente orgulloso.

Lo mejor, lo que mayor satisfacción le ha producido como presidente de la Comisión es….

Sin duda, el documento de acción contra la despoblación que elevamos a la Junta de Gobierno y que, una vez aprobado, se convirtió en la gran referencia de la FEMP, y por tanto de todas las Entidades Locales españolas, en materia de lucha contra la despoblación. Tras un proceso de análisis y participación, fuimos capaces de tejer un discurso unificado, coordinado y consensuado que nació desde el ámbito de lo local pero que es válido para todas las Administraciones implicadas en el fenómeno de vaciamiento que sufre nuestro medio rural. El resultado final fue un listado de 79 medidas concretas y aplicables que permitirían actuar desde diversos frentes (la economía y el empleo, las infraestructuras, la vivienda, los servicios sociales, la cultura…), que ha sido muy bien valorado por entidades tan relevantes como el Consejo Económico y Social de España y que fue asumido por el Gobierno de cara al diseño de la estrategia nacional frente al reto demográfico.

¿Y lo que hubiese querido hacer y no ha sido posible?

No estaba en mi mano ni en la de la Comisión de Despoblación de la FEMP, pero como habitante y Alcalde de un pequeño pueblo zaragozano, como Presidente de la Diputación de Zaragoza y como Presidente de la Comisión de Despoblación de la FEMP, me quedo con la espina clavada de que en estos cuatro años el Gobierno Central no ha sido capaz de presentar y poner en marcha la estrategia nacional frente al reto demográfico. Llevo mucho tiempo diciendo que hay que pasar de las palabras a los hechos y que las distintas Administraciones no podemos seguir luchando contra la despoblación cada una por su cuenta. Hace falta una estrategia que oriente y coordine todos los esfuerzos y que diga cuáles son las medidas concretas que tienen que ponerse en marcha de manera inmediata en cada nivel de la Administración. Y esa es una responsabilidad que el Gobierno Central no puede esquivar ni un minuto más.

Presidenta de la Comisión de Seguridad y Convivencia Ciudadana, ¿qué balance hace del trabajo realizado este mandato, de estos cuatro años al frente de la Comisión?

Me siento muy orgullosa del trabajo que se ha realizado en esta Comisión por parte de todos los compañeros y compañeras de todos los partidos que han puesto la seguridad por encima de cualquier tinte de color político. En cuanto al balance, muy positivo. Ésta era una comisión que no tenía apenas resoluciones y hemos pasado a tener muchísimas. El trabajo de la Comisión se ha centrado en evitar el terrorismo yihadista que tanto nos preocupa a todos, que está pero no lo vemos, y también hemos trabajado en temas tan importantes como delitos de odio, muy importantes en el día a día que vivimos.

¿Qué ha sido lo que le ha reportado mayor satisfacción?

Hemos conseguido algo importantísimo que ha sido la jubilación anticipada para los policías locales. Fue una propuesta de esta Comisión, que se elevó a la Presidencia de la FEMP para que la negociara con el Ministerio. Equiparar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con la Policía Local en cuanto a la jubilación ha sido un gran logro.

También henos tenido muchísimas colaboraciones con la Guardia Civil y la Policía Nacional en materia de formación, fundamental para las Policías Locales. La formación es fundamental en todas las etapas de la vida, pero cuando te dedicas a la seguridad todavía más, porque eres la primera cara, la imagen de cualquier Ayuntamiento.

Otro de los temas que nos ha preocupado muchísimo en esta Comisión ha sido la violencia de género, la violencia contra las mujeres. Yo lo llamo terrorismo machista; hoy en día es la mayor lacra que sufre la sociedad española y que tenemos que acabar con ella como sea, sin dar pasos atrás. Aquí tampoco hay tintes ni hay colores políticos.

¿Qué ha sido lo que no se ha quedado pendiente?

Una cuestión que se nos ha quedado en el tintero es todo lo relacionado con la seguridad en el mundo rural, un tema que me preocupa muchísimo y en el que seguro que avanzaremos porque hay voluntad. Nos centramos en las capitales, en las grandes ciudades, en los grandes núcleos poblacionales donde al final se producen los ataques terroristas yihadistas, los lugares donde hay más violencia porque hay más población; y se nos olvida el mundo rural. Desde la Comisión de Seguridad, desde la FEMP y desde el Gobierno de España tenemos que luchar por la seguridad en estos territorios porque en esta cuestión, grandes y pequeños requieren que estemos unidos y atentos.

¿Cómo valora el trabajo de la Comisión en este mandato?

De manera muy positiva, aunque todo es mejorable y tenemos ambición de ir a más. Es una comisión muy importante porque trata de las personas que están trabajando para las Administraciones Locales, los verdaderos recepcionistas, el escaparate de los Ayuntamientos. Los empleados públicos tienen que tener ciertos reconocimientos desde su propio Ayuntamiento y unas condiciones de trabajo favorables para ofrecer un buen servicio a los administrados, que son los vecinos y vecinas.

Aunque yo asumí la responsabilidad a mitad del camino, durante estos cuatro años, la Comisión ha priorizado los intereses de los empleados públicos por encima del color político de cada uno. Y así hemos estado trabajando en distintas áreas; una, fundamental, ha sido recuperar la capacidad de autonomía municipal que hemos perdido durante los últimos años para poder gestionar con sentido común y responsabilidad nuestros propios recursos humanos. Es la posibilidad de que el Gobierno de España sea del color que sea nos ayude a garantizar las tasas de reposición porque hemos perdido muchísimos empleados públicos aunque tenemos cada vez más servicios y más trabajo.

Otra área en la que también hemos trabajado y alcanzado acuerdo unánime ha sido la relativa a las empleadas públicas víctimas de violencia de género que, por sus circunstancias personales, requerían de unos trámites de traslado mucho más ágiles y distintos de los podrían necesitar otros compañeros y compañeras. En eso nos pusimos enseguida de acuerdo y, también, tardamos muy poco en convencer al propio Gobierno de la necesidad de hacer un adelanto en la edad de jubilación de los policías locales al igual que ocurre en otros colectivos, como el de bomberos, que así lo tenían desde hace muchísimos años.

Lo mejor, lo que mayor satisfacción le ha producido como Presidenta de la Comisión de Función Pública ha sido…

Compartir los objetivos con los compañeros, con independencia del signo político de cada uno de nosotros. Ha sido muy fácil, nunca ha habido nunca ningún tipo de discusión que haya afectado al fondo de las propuestas. La mayor de las satisfacciones es que todos somos conscientes de que juntos somos fuertes y de uno en uno seríamos muy poca cosa y eso hemos sido capaces de anteponerlo tanto en ésta como en el resto de las Comisiones y en la Junta de Gobierno de la FEMP. Hemos puesto al municipalismo por encima de los intereses partidistas para defender nuestra autonomía y los beneficios para nuestros Ayuntamientos.

¿Qué hubiera querido hacer y no ha sido posible?

Tengo la percepción, no sólo política sino la de vida en sí misma, de que todo es un proceso de caminar hacia el horizonte. Por muy deprisa que uno camine, el horizonte no se alcanza nunca porque siempre se va moviendo a la vez que uno va avanzando. Hemos avanzado mucho en cuestiones concretas, pero me hubiera gustado que hubiésemos sido capaces de ir más allá en la tasa de reposición de todos esos empleados públicos que durante estos años hemos perdido y que tanto necesitan nuestros vecinos. Esa es la asignatura pendiente para continuar con ella en el próximo mandato.

Al finalizar la última reunión de la Comisión ¿Cuál es su valoración sobre el trabajo realizado en este mandato 2015-2019?

Muy positiva, como no podía ser de otra manera. Muchísima colaboración y entrega, no sólo de la parte política sino también de funcionarios y responsables de distintos departamentos de informática y transparencia de diferentes Consistorios, y en especial del personal de la propia Federación. Me ha tocado un momento muy bonito, con personas muy entregadas, y entre todos hemos desarrollado un trabajo muy fructífero, porque hemos sido capaces de sacar adelante proyectos como el Protocolo de Participación Ciudadana que está sirviendo hoy de referencia para muchas ciudades españolas

¿El momento de mayor satisfacción?

Ha habido muchos. Para mí que di el salto a la política municipal desde la política autonómica, el cambio fue importante. El trabajo ha sido continuo, sin centrarse sólo en un elemento, sino en distintos proyectos, distintas subcomisiones, y todo muy engarzado. Ha habido momentos muy gratificantes

¿Ha quedado algo por hacer?

En política siempre queda algo por hacer. Vivimos años de cambio a nivel político, a nivel nacional, donde las Administraciones tienen que ser mucho más transparentes y donde la sociedad a veces exige y demanda, pero es una demanda que ha de venir desde la base. Creo que es un cambio conjunto de sociedad. A los políticos y el personal de la Administración pública nos toca trabajar juntos para que este país sea cada vez más transparente, más resolutivo y más eficiente de cara a dar respuesta a los vecinos de nuestros municipios.

El concepto de transparencia era algo relativamente nuevo ¿Ha habido que romper barreras?

Fue fácil en ese sentido. Yo creo que las barreras las han de ir rompiendo poco a poco los Ayuntamientos. Dentro de la Comisión ha sido muy fácil trabajar, en especial con los técnicos, que han dedicado horas fuera de sus jornadas en sus Ayuntamientos y Diputaciones, personas muy entregadas.

Creo que queda todavía mucho por hacer, pero se trata de un trabajo continuo que continuará en el próximo mandato. La idea de trabajar por la transparencia, de fomentar la participación vecinal, de hacernos cada vez más transparentes en nuestras decisiones, que la sociedad se involucre de las decisiones de su clase política y administraciones es un trabajo que va a ser lento, pero que no hay vuelta atrás.

Cuatro años al frente de la Comisión de trabajo de Movilidad y Accesibilidad ¿cómo lo valora?

Han sido cuatro años de mucha actividad, con formación para los técnicos, con la elaboración de una base de datos de técnicos de todas la EELL, y ha supuesto un importante avance sobre todo en temas de accesibilidad, en especial de accesibilidad cognitiva, hemos dado un gran impulso a las iniciativas que tienen que ver con decálogos, manifiestos e iniciativas

De todos los logros ¿qué es lo que más valora?

El consenso. Ha habido temas muy delicados en este tiempo, pero el clima de consenso y diálogo entre todos es lo que ha acabado primando, por encima de los colores políticos que hay en la Comisión, y una gran implicación con los temas que hemos llevado, muchísima participación. Es la primera vez que he tenido oportunidad de trabajar en la Federación y la experiencia ha sido muy positiva.

¿Hay algo que haya quedado por hacer, algún logro pendiente de consecución que no se haya podido sacar adelante?

Se nos ha echado encima el tema de los patinetes eléctricos y otras nuevas formas de movilidad que, como suele pasar en otros ámbitos, es la calle y las nuevas tecnologías las que van por delante y marcan el ritmo. Quizá nos haya faltado agilidad para abordar este tema, pero, al menos, ha quedado planteado. También hemos avanzado en materia de accesibilidad, recuperando convenios con la ONCE, pero siempre queda algo…

A modo de balance, ¿cómo valora el trabajo de la Comisión de la FEMP que ha presidido en este mandato que concluye?

-Ha sido un trabajo de gran intensidad donde nos hemos centrado en aspectos fundamentales para el desarrollo rural, que es también desarrollo nacional y urbano, ya que la suficiencia alimentaria, energética e hidráulica, así como la actividad ambiental, estarían en riesgo si no cuidamos y mejoramos nuestro medio rural. A partir de esto, apostamos por mantener los servicios básicos como la educación, la sanidad y la atención a nuestros mayores. También apostamos por la mejora de las infraestructuras viarias y aquellas que no se ven como las tecnológicas, pero que son fundamentales para el desarrollo de las nuevas tecnologías. Un ejemplo de estas son las nuevas tecnologías, el acceso a una banda ancha para que nuestros negocios y pobladores puedan estar conectados a Internet. Así en esta Comisión hemos apostado por el área de innovación con proyectos como las ayudas que ofertó el Ministerio. También hemos estado muy vigilantes con el grado de desarrollo del Plan de Desarrollo Rural de España y de otras medidas. Además, hemos dado seguimiento a los fondos LEADER. Otros temas fundamentales han sido la búsqueda de iniciativas que frenaran fenómenos como el de la desbancarización y también hemos querido fomentar el estudio de las causas de los incendios en las zonas rurales que tanto perjudican a nuestros pobladores, a nuestro entorno y a nuestros pueblos.

- ¿Qué ha sido lo mejor, lo que más satisfacción le ha producido como Presidente de la Comisión?

-Si de todo lo que mencionaba en mi anterior respuesta me tuviera que quedar con una cosa, con un reto y un logro a la vez, me quedaría con los esfuerzos de esta Comisión por fomentar la conectividad del medio rural, por su papel para acercar proyectos nacionales y europeos de este ámbito a los municipios de la España Rural.

- ¿Qué ha quedado pendiente?

-Lo que se nos queda pendiente es conseguir que se dote de fondos a Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural que es algo vital. Lograrlo requerirá un encuentro interministerial para poner en marcha la financiación de esta ley.

¿Qué balance hace, cómo valora el mandato como Presidente de la Comisión de Deportes de la FEMP?

Ha sido un placer ser el Presidente de esta Comisión y, además, ha sido una enseñanza porque he aprendido mucho: muchas formas de programar y plantear el deporte en muchos municipios, grandes, pequeños, medianos… Todo, al final, me ha enriquecido como gestor deportivo.

Qué ha sido lo mejor, lo que mayor satisfacción le ha producido, del trabajo realizado por esta Comisión.

Lo más importante que hemos trabajado en esta Comisión han sido todas las aportaciones al Anteproyecto de la Ley del Deporte que se ha estado tramitando durante esta legislatura. Lo que hemos hecho, tanto con el Gobierno actual como con el anterior, ha sido trasladar los problemas relacionados con el deporte que tenemos los Ayuntamientos. Hemos llevado la reivindicación desde lo local en materia de práctica deportiva. Parece que siempre somos los grandes olvidados y, sin embargo, los protagonistas fundamentales, a la hora de fomentar el deporte y trabajar por él somos los Ayuntamientos.

¿Y el desafío pendiente que se ha quedado en esta Comisión, cual sería? ¿Qué ha quedado por hacer?

Yo creo que el desafío pendiente no ha sido tanto de la Comisión sino por la situación política que hemos vivido y es que no se ha podido avanzar más en esta nueva Ley del Deporte, tanto por el cambio de Gobierno durante la legislatura como ahora, que ya ha finalizado. Es una pena que no se haya concluido la Ley del Deporte. Por ello, a quienes integren la próxima Comisión en el siguiente mandato les diría que sigan trabajando en la misma línea, que sigan defendiendo los intereses de los Ayuntamientos; que los Ayuntamientos grandes aprendan mucho de los pequeños y que los pequeños tengan como imagen a los grandes. En suma, que entre todos consigamos hacer un municipalismo más deportivo, más saludable.

A la hora de hacer balance de estos cuatro años ¿Cuál sería?

En mi caso he tenido una participación casi testimonial, pero es evidente que en este mandato se ha tenido una gran actividad en todos los órganos de participación y representación y cooperación institucional en nombre de los Gobiernos Locales. Se han fomentado concursos de Buenas Prácticas municipales, publicaciones, acciones de difusiones como la del plan de salud escolar. También hemos trabajado en el reconocimiento del papel de los Gobiernos Locales en temas educativos. En este sentido cabe destacar que entregamos un documento para un pacto social y político por la educación muy plural, en el que recogimos la realidad de los municipios desde las zonas rurales y despobladas, donde la educación juega un papel primordial para detener el vaciado que se está produciendo, hasta los esfuerzos de las Administraciones Locales que muchas veces no están reconocidos, ni a nivel competencial ni financiero. Aparte de esto se han hecho otras colaboraciones y hemos puesto el acento en el futuro, en la Agenda 2030, en los ODS, donde la cultura en su sentido más amplio, y la educación, tienen un papel trascendental.

¿Y el gran logro de la comisión?

Tal vez sea este último mensaje, el de la Agenda 2030. Hemos conseguido ver el papel de la educación ante un sistema de desarrollo que viene marcado por las desigualdades sociales y por el uso y abuso de los recursos naturales. Unas prácticas que pagamos ya con días de esta primavera avanzada que nos hablan ya del cambio. Ante esto, hay que reiterar que la educación juega un papel importantísimo en la concienciación y en la acción, formar a los ciudadanos del futuro es esencial para equilibrar esta sociedad con tantas desigualdades.

¿Queda algún reto pendiente?

El gran logro es saber el reto pendiente que tenemos. La faena de este próximo mandato será asumir como propia y local la visión global que nos aporta la Agenda de 2030 y establecer algún tipo de plan de trabajo conjunto con el Gobierno Central marcado por la voluntad de corresponsabilidad y de compromiso de los Gobiernos Locales. Además, se deberá reivindicar que el local es el Gobierno más sensibilizado con la necesidad de estos cambios y, por supuesto, con la de continuar con una educación basada en el principio de igualdad de oportunidades.

 

¿Cuál es balance que hace del trabajo desarrollado?

No puede ser otro que positivo. El trabajo llevado a término por toda esta Comisión ha sido productividad total y absoluta por parte de los Alcaldes, se han podido negociar y pactar entre nosotros todas y cada una de las acciones, hemos ido aportando nuevas ideas y trabajado en común desde nuestras diferentes fuerzas políticas. Y más allá de esas políticas ha prevalecido el consenso de que nuestra Comisión tenía que dar resolución a temas tan importantes como era el comercio ambulante, las nuevas leyes, la ayuda al consumidor, la defensa de ese consumidor... Ha sido ilusionante, hemos conocido pueblos de España donde se hacían políticas de comercio diferente, estamos en una posición de que nos hubiera gustado seguir avanzando para legislar todo el tema que tenemos que tratar desde el ámbito municipal sobre cómo regulamos aquel comerciante, cómo damos también potestad a ese otro comerciante pequeño para que tenga ayudas para su innovación...

Hemos hecho mucho, pero también muy poco para lo que nos hubiera gustado. Para seguir trabajando se necesita tiempo y con este régimen, tal como se ha hecho, con dinamismo, con fuerza, con entusiasmo y con participación de todos. Y hay que agradecer a los técnicos de la FEMP, que han sido las estrellas de toda esta legislatura por la ayuda que hemos tenido los Alcaldes para coordinarnos y facilitar nuestra labor

¿Qué es lo que más satisfacción le ha producido como presidenta de la Comisión?

Ver que aquellas ideas que se planteaban en las reuniones después se plasmaban delante de comunicaciones y podíamos llevarlas a término. Hemos llevado a cabo, incluso, iniciativas como el concurso, los convenios, las nuevas normativas que se podían tener en cuenta, las participaciones en nuevos proyectos, estamos iniciando procesos de DIP, el primer congreso de comercio a nivel estatal... todo esto no hubiera sido posible si no se hubiera hecho desde un trabajo de una primera idea.

¿Y qué le hubiera gustado hacer y no ha podido ser?

Tiempo. Tiempo para ver ya que los Ayuntamientos recibían un decálogo de aquellas acciones a tener en cuenta sobre cuándo es una venta ambulante, cómo nos pronunciamos, cuáles son las medidas que tenemos que tener en cuenta para ayudar a aquel regidor que llega y que no sabe cómo legislar su propia ordenanza. Es ahí donde la FEMP es muy importante, porque da ayuda y apoyo para saber qué tiene que hacer desde el ámbito municipal.

¿Cómo valora el trabajo de la Comisión en este mandato?

Hemos podido realizar un trabajo positivo y avanzar en temas importantes para la Comisión, como es la regulación del alquiler vacacional, consiguiendo la implicación del Estado y de las Comunidades Autónomas, con el soporte de un grupo de trabajo técnico de la FEMP que depende de la Comisión de Turismo, técnicos que han aportado muchos municipios españoles preocupados por esta nueva oferta turística y por su falta de regulación. Ya son varias las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que han aprobado su regulación y otras están elaborándola y además hemos conseguido que nos incluyan en el grupo de trabajo que ha puesto en marcha el Ministerio de Turismo con las Comunidades Autónomas. Y a través de la propia FEMP hemos elevado esta cuestión al Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE), que también trabajará sobre ello a propuesta de los Ayuntamientos españoles.

Otro de los temas destacados en el trabajo de este mandato ha sido la sostenibilidad de los destinos turísticos, que ha dado lugar a la celebración de encuentros, conferencias, colaboraciones, enfocadas a proponer medidas que ayuden a alcanzar el objetivo de la sostenibilidad.

Y además, hemos conseguido volver a estar presentes en los ámbitos de representación y participación del Ministerio de Turismo de los que habíamos sido excluidos o que directamente no se convocaban. Y ha sido gracias a la buena colaboración con la Secretaria de Estado de Turismo, que ha entendido el papel fundamental de los municipios en la gestión de los destinos turísticos.

Lo mejor, lo que mayor satisfacción le ha producido como Presidente de la Comisión es…

La colaboración entre Ayuntamientos y entre los miembros de la Comisión para afrontar los temas y buscar soluciones compartidas.

¿Y qué es lo hubiera querido hacer y no se ha podido?

Mejorar la financiación de los municipios turísticos. Es urgente una nueva ley de financiación local que contemple la singularidad de estos municipios, que soportan muchas veces una importante población flotante en relación a los habitantes censados, y a la que deben prestar servicios sin ingresos suficientes para hacerlo.

¿Cómo valora el trabajo de la Comisión en este mandato?

Es una comisión muy interesante y acorde con los tiempos en los que estamos. Ha sido un espacio en el que los representantes públicos que la conformamos hemos intentado reflejar las problemáticas del día al día como las plagas animales o vegetales. Nos ha permitido conocer más y dar a conocer el trabajo que la Administración Local realiza y puede realizar en las distintas zonas de España. A nivel personal, me ha permitido reforzar mi compromiso municipalista gracias a las problemáticas, a las soluciones y al compromiso que he conocido de la mano de las personas que me han acompañado en esta Comisión. Sin duda, este tipo de Comisiones muestra que, más allá de las formas o los matices que nos diferencian, el municipalismo, el trabajar por nuestra gente, une.

¿Cuál ha sido el gran logro de esta comisión?

El gran desafío que hemos tenido ha sido la trasposición de mucha normativa europea a las Entidades Locales. Y queda mucho pendiente, aunque hemos intentado continuamente tener los deberes hechos, poner en práctica esa regulación.

Además, en este curso se ha llevado la Comisión a distintos puntos de España. Eso refuerza las ligazones entre las diversas personas que la conformamos, conocer diferentes realidades nos permite entender mucho mejor de qué nos hablan nuestros compañeros y compañeras de Comisión. Además, se ha buscado que las reuniones sean lo más intensas y productivas posible. Y debemos hacer que lo sean aún más.

¿Y el reto pendiente?

Siempre quedan muchos retos pendientes. Sin embargo, tenemos que darnos cuenta de que debemos poner en valor el papel de la política y defender el sentimiento de lo público y su importancia. Debemos reivindicar que haya más representación pública porque somos la voz de los vecinos, les representamos y defendemos. Ese es un reto general. Y de forma más específica, estar en la Comisión de Medio Ambiente nos ha mostrado que tenemos que divulgar entre nuestra ciudadanía, entre nuestra gente, los retos medioambientales que debemos abordar y solucionar. Son clave para nuestras vidas, para nuestros pueblos.