Repensar Europa para salvar la Unión

Ante retos como el Brexit y el euroescepticismo, Europa requiere acciones locales

Los caminos del Brexit parecen inescrutables. Mientras en Londres se decidía solicitar a la Unión una prórroga; en Bucarest, en el marco de la Cumbre Europea de Regiones y Ciudades, centenares de autoridades locales se preparaban para responder con contundencia ante los diversos escenarios que este divorcio, hoy en un punto incierto, puede dejar en los diversos territorios del proyecto común.

“Con el Brexit todos perdemos, nadie, ni siquiera sus principales promotores, han sido capaces de decirme qué beneficios reporta esta separación”, aseguró ante los asistentes a la Cumbre el negociador jefe de este proceso, Michel Barnier, mientras rememoraba un encuentro con el euroescéptico Nigel Farage. A pesar de que el encargado de negociar con la ‘city’ aseguró el compromiso europeo por alcanzar un acuerdo, alertó a los representantes locales y regionales de que Europa debe prepararse para cualquier desenlace.

Sea cual sea el desenlace, aseveró Barnier, la Unión Europea aún tiene mucho futuro. A quienes dicen que “tras el Brexit nos rompemos, debemos responderles mostrando que Europa ha aprendido la lección”. En este sentido, el negociador recordó que tras esta separación hay motivos de fondo que también están presentes en otros territorios europeos como el exceso de burocracia o la desafección ciudadana. Enfrentarlos requerirá, recordó, trabajar de forma transparente y coordinada. Es un proceso, matizó, “para el que les necesitamos, necesitamos a la Europa Local”.

Ante este proceso, el Presidente del Comité Europeo de las Regiones (CdR), Karl Heinz Lambertz, recordó que los Gobiernos Locales de toda Europa tienen claro que “es mejor ser solidario que solitario” y que se debe extremar la colaboración entre las diversas Administraciones que confluyen en la Unión Europea para alcanzar una Europa realmente ciudadana. Lambertz tampoco olvidó llamar a todas las autoridades locales y regionales del proyecto común a estar en “máxima alerta” para gestionar los impactos del Brexit.

En esta nueva cita, Antonio Román, Alcalde de Gualdajara y miembro del CdR, quiso recordar que el Brexit pone en riesgo sectores estratégicos como la agricultura, la industria o el Turismo. El Alcalde de Guadalajara también puso sobre la mesa la nutrida colonia británica que habita en España, de acuerdo con las estadísticas del Gobierno del Reino Unido asciende a 293.500, o la frontera viva que existe entre territorios como Gibraltar o la Línea de la Concepción (España) y el territorio de Gibraltar.

Repensar Europa

El sueño europeo tiene una pesadilla: el euroescepticismo. El proyecto común enfrenta hoy la desafección de una parte de la ciudadanía que percibe la Unión Europea como un entramado burocrático muy lejano a sus realidades. Consciente de esta realidad, la Cumbre Europea de Regiones y Ciudades puso el acento en la necesidad de renovar para salvar lo construido en estas décadas de integración y solidaridad.

Con renovar para salvar como mantra, el Comité Europeo de las Regiones dio a un centenar de jóvenes electos locales un papel protagonista en esta nueva edición de la Cumbre. Algo que, como recordó el Alcalde de Guadalajara, Antonio Román, es esencial pues “salvar el espacio de solidaridad, paz y desarrollo que es la Unión Europea” es un reto para el que hace falta “fortalecer el papel de las Entidades Locales y a los políticos más jóvenes, al futuro del proyecto común”.

Un futuro que tiene rostros españoles como el de los Alcaldes de Elda, Rubén Alfaro, o Polinya, Javier Silva, quienes han acudido a la capital rumana para poner sobre la mesa las necesidades que electos jóvenes como ellos perciben a diario. Uno de los retos en los que coinciden Silva y Alfaro es d acercar esa Europa percibida como distante en muchas ocasiones a los territorios, a las personas que hacen Europa. La receta para conseguirlo, como anticipaba Román, pasa por lo local y por el rasgo que Silva considera más valioso de estas entidades: la cercanía.

Y es que “Europa será fuerte cuando apueste por la cercanía, por las ciudades”, destacó Alfaro, también Presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, quien apostó en esta Cumbre por el papel de la cultura, el deporte y la educación en la renovación de Europa. Una triada a la que otro de los participantes, el Vicepresidente de la Diputación de Alicante, Adrián Ballester, apostilló la necesidad de comunicar más y mejor Europa.

Estas jóvenes autoridades junto a decenas procedentes de toda Europa coincidieron en señalar que salvar la Unión no es una opción, es una necesidad. Y es que, como señaló el Alcalde de Polinya, “nuestro proyecto común, nuestra Europa ha mostrado en estos años ser un éxito, ha mejorado nuestras vidas”.

Declaración de Bucarest

Esta Cumbre culminó con la Declaración de Bucarest, un documento en el que autoridades locales y regionales de toda Europa recuerdan a la Comisión Europea que preparará la Agenda Estratégica para el periodo 2019-2024 el próximo 9 de mayo que “Europa necesita más que nunca a sus ciudades y regiones”.

En el documento resultante se recuerda que las autoridades locales son las que gozan de mayor proximidad, confianza y estabilidad en el proyecto europeo. En este sentido, se insta a poner en práctica la subsidiaridad activa, es decir a repensar y valorar aún más el papel de lo local a la hora de planificar la hoja de ruta europea. En esta línea, el documento llama a reforzar el vínculo entre la Unión y sus ciudadanos y el sentimiento de pertenencia al proyecto común.

Para lograr estos y otros retos como la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en la zona común, las autoridades presentes en esta Cumbre recordaron a través de este texto la necesidad de dejar un margen de maniobra suficiente a las autoridades locales y de dotar con un presupuesto realmente ambicioso capaz de responder a las necesidades reales de la ciudadanía y a los retos que Europa, esa que va desde el municipios más pequeño hasta la sede más imponente, deberá enfrentar el día de mañana.