Los Gobiernos Locales, principales impulsores de los cuidados a las personas vulnerables

Caballero defiende a lo local como responsable de llevar a cabo más y mejores cuidados que reconozcan más derechos y reclama recursos directos

Madrid, 13 de diciembre de 2021.- Los Gobiernos Locales, ciudades y municipios, son los principales impulsores de los cuidados y la atención a las personas vulnerables, y para llevar a cabo esos cuidados de la manera más eficaz, es preciso el consenso entre las Administraciones Públicas y los diferentes agentes sociales. Así se ha puesto de manifiesto esta mañana en el transcurso de la I Conferencia de Ciudades que Cuidan, un proyecto desarrollado con el trabajo de más de 100 organizaciones y expertos y liderado por la FEMP y la Fundación Mémora, cuyos resultados, recogidos en el Libro Blanco Ciudades que Cuidan, han sido presentados esta mañana en la sede de la FEMP en el marco de un acto inaugurado por la Presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell, Batet; el Presidente de la FEMP, Abel Caballero; el de la Fundación Mémora, Santiago de Torres; y el Secretario de Estado de Derechos Sociales, Ignacio Alvarez Peralta.

Meritxell Batet ha llamado la atención sobre la necesidad de recuperar en las ciudades el valor de cuidar. “Debemos recuperar el valor de cuidar”, ha subrayado, porque se trata de un deber ético, social y comunitario. Y ha señalado que la pandemia y la necesidad de proteger de ella a las personas más vulnerables, ha derivado en un agravamiento de esa vulnerabilidad porque “para protegerlos los hemos aislado más”. En este sentido, la Presidenta del Congreso ha añadido los cuidados no son solo una acción privada -que con frecuencia recae en las mujeres-, sino que requiere una acción pública, políticas específicas y respaldo social, y que son precisamente las ciudades las que cuentan con la base para desarrollar un modelo de cuidado con músculo.

El Presidente de la FEMP, Abel Caballero, ha coincidido en esta apreciación y ha puesto como ejemplo el trabajo social realizado por los Ayuntamientos durante la pandemia para destacar que los Gobiernos Locales “sabemos que somos los principales impulsores de los cuidados y lo seguiremos siendo”. El cuidado, ha dicho Caballero, tiene muchas vertientes, desde la estructura urbanística de las ciudades, a la ecología, la conciencia social, la cultura… Y ha defendido que los “nuevos cuidados tienen que ser más, tienen que ser mejores, y tienen que reconocer más derechos, y somos los Gobiernos Locales (…) los que tenemos que llevarlos a cabo”.

Para Caballero, “una ciudad digna es una ciudad que ejerce los cuidados a los que necesitan atención, y eso tiene que centrar nuestra acción y nuestro pensamiento en una ciudad y una sociedad cada vez más complejas”. A su juicio, es preciso que el enfoque de las ciudades que cuidan cuente con el enfoque de todas las Administraciones Públicas, y ha abogado por una relectura de las competencias y una reasignación de los recursos en materia social.

En la apertura de la Conferencia también participó el Secretario de Estado de Derechos Sociales, Ignacio Álvarez Peralta, que explicó que el Gobierno trabaja en tres grandes líneas para reforzar y avanzar en el desarrollo de los cuidados: en materia de pensiones, a través de la norma que recupera la actualización de las pensiones con el IPC, en el reforzamiento del sistema de atención y dependencia en los PGE; y destinando una parte de los Fondos europeos a los cuidados de larga duración o al impulso de actuaciones frente a la soledad no deseada.

“Vamos hacia una sociedad cada vez más longeva, y las Administraciones Públicas tienen que ser garante de estos cuidados, para que no recaigan siempre sobre las familias, en especial, sobre las mujeres. Es una tarea (…) que exige la coordinación y el consenso entre los diferentes Administraciones”, ha destacado el Secretario de Estado.

El Presidente de Fundación Mémora, Santiago de Torres, ha coincidido en la importancia de ese consenso y en la necesidad de crear redes comunitarias locales e impulsar convenios interinstitucionales para dar entre todos una respuesta a la soledad no deseada que afecta negativamente tanto a la salud como al bienestar de las personas mayores. De Torres ha apostado también por un nuevo modelo de atención que “implique y apele a la responsabilidad compartida del conjunto de la sociedad”.

Conferencia, debate y la visión de los Alcaldes sobre las Ciudades que Cuidan

El acto ha contado con la participación de personas de reconocido prestigio en el ámbito de los cuidados y la atención social. La Catedrática emérita de Filosofía Moral y Política de la UAB, Victoria Camps, ha pronunciado a Conferencia “Tiempo de Cuidados”, que ha dado paso al debate “Una sociedad Cuidadora”, en el que han participado expertos de los ámbitos del envejecimiento, el modelo sanitario, el modelo social, el voluntariado y el feminismo.

Una Mesa de Municipios, con la participación de los Alcaldes de Logroño y Rivas, Pablo Hermoso de Mendoza y Pedro del Cura, y Concejales y Concejalas de Madrid, Zaragoza y Getafe, completó el evento.

Carlos Daniel Casares, Secretario General de la FEMP, ha clausurado el  acto recordando que el cuidado de las personas ha de hacerse mediante políticas para los ciudadanos y con los ciudadanos; y en línea con lo defendido por el Presidente de la Federación, ha recordado que los Gobiernos Locales precisan un marco competencial adecuado y una financiación suficiente.

Libro Blanco de Ciudades que Cuidan, “Hacia una sociedad cuidadora”

Con el título “Una sociedad Cuidadora”, la publicación presentada (disponible en pdf) compila las reflexiones de más de 100 expertos en 22 especialidades para orientar las políticas de las ciudades “hacia un nuevo paradigma en el que los cuidados ocupen un lugar central”.

Tal y como recoge en su introducción, el libro Blanco de Ciudades que Cuidan, de algo más de 350 páginas, contiene “una propuesta multidisciplinar para avanzar hacia una sociedad cuidadora que abandone el individualismo y piense en el beneficio colectivo, bajo la premisa de que todos, en un momento u otro de nuestras vidas, podemos ser dependientes y requerir cuidados. El cuidado como deber cívico implica conjugar diversos elementos, como su retirada del ámbito tradicional y exclusivamente femenino, así como apostar por su reconocimiento y valoración de acuerdo con el bienestar que aporta al conjunto de la sociedad, tanto desde el ámbito privado como en la dimensión pública.”

Añade que “desde este punto de vista, el ámbito municipal puede ser un actor decisivo en el camino hacia una sociedad cuidadora. Como administración más cercana al ciudadano, los ayuntamientos pueden ser actores relevantes en la detección y puesta en marcha de redes ciudadanas de cuidados, además de potenciar dinámicas participativas y políticas comunitarias activas, entre otros factores.”

El Consejero Delegado de Mémora, Juan Jesús Domingo Ramírez, fue el encargado de explicar los contenidos y la relevancia de la publicación.

El Libro Blanco 'Ciudades Que Cuidan' está disponible en este enlace: https://drive.google.com/file/d/1fDH0koDIWZoM1UsqT0ACmqSsct7feqFZ/view