La FEMP presenta el modelo de Estrategia Local de Economía Circular

El documento, avanzado hoy, recoge 25 grandes medidas para fomentar la Economía Circular

Madrid, 7 de febrero de 2019.- La FEMP ha avanzado hoy el borrador de la Estrategia Local de Economía Circular, un documento que dotará a los Gobiernos Locales de una “herramienta propia para abordar los retos de un nuevo modelo productivo más sostenible y eficiente”. El documento definitivo será aprobado por la Junta de Gobierno de la Federación, previsiblemente a finales de marzo. Así lo ha anunciado Luis Enrique Mecati, Subdirector de Medio Ambiente de la FEMP, en el transcurso de un Seminario sobre estrategia local de Economía Circular celebrado esta mañana en Madrid.

La Estrategia Local de Economía Circular de la FEMP responde a los compromisos de la Agenda 2030, que en el caso de España tiene ya un Plan de Acción 2018-2020, elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica, con el objetivo de sentar las bases de un modelo de desarrollo económico más innovador, competitivo y sostenible mediante un uso eficiente de los recursos naturales y la reducción de la generación de residuos. En la elaboración del documento han participado cientos de autoridades locales de toda España.

La Estrategia Local se alinea asimismo con los objetivos estratégicos de Agenda Urbana Española (AUE), del Ministerio de Fomento, que entre sus 10 objetivos esenciales incluye la necesidad de hacer una gestión sostenible de los recursos para favorecer la economía circular a través del ahorro de energía, la reducción del consumo de agua, el fomento del ciclo de los materiales, la reducción de los residuos y el aumento del reciclaje.

El documento elaborado por la FEMP, cuyo texto definitivo está ya en la última fase, incluye políticas y acciones a modo de recomendaciones prácticas dirigidas a las Entidades Locales para facilitar la adopción e implantación de los principios de la economía circular en sus ámbitos de actuación, dentro de sus capacidad y competencias.

“Tenemos que seguir el camino del desarrollo sostenible, pero para conseguir los objetivos marcados en la Agenda 2023 y en la Agenda Urbana de España las Entidades Locales necesitan los recursos necesarios”, ha señalado Luis Mecati. A juicio de Margarita Ruiz, subdirectora General de residuos del Ministerio para la Transición Ecológica, que también ha intervenido en el seminario, “estamos ante un reto que nos afecta a todos, en el que todos tenemos que participar, las Administraciones, los ciudadanos y las empresas”.

25 medidas

Los ejes estratégicos del Modelo de Estrategia Local de Economía Circular de la FEMP recogen un total de 25 medidas, estructuradas en cuatro grandes áreas: minimización de los recursos naturales, gestión del consumo de agua, sostenibilidad de los espacios urbanos y espacios y conductas saludables.

En la minimización de los recursos naturales se plantea, entre otras medidas, elaborar un programa de prevención y gestión de residuos municipal o supramunicipal, incentivar la prevención en la generación de residuos, fomentar la reutilización y la reparación, promover la segregación en origen y la recogida separa de residuos, reciclar los residuos de la limpieza viaria, optimizar la gestión de los puntos limpios y fomentar la circularidad en el tejido empresarial.

En cuanto a la gestión del agua, se propone incrementar la red de abastecimiento y saneamiento, fomentar la reutilización de agua, promover la gestión sostenible del drenaje pluvial y fomentar la reutilización de residuos derivados de la gestión del agua.

Para la sostenibilidad de los espacios públicos se plantea definir un modelo que fomente la compacidad, la regeneración y la resiliencia urbana; promover la eficiencia y el ahorro energético en el parque inmobiliario; ordenar el espacio para fomentar la movilidad sostenible; y fomentar el transporte sostenible.

En el área de espacios y conductas saludables se propone fomentar el desarrollo rural sostenible, promover el urbanismo para la salud, potenciar los hábitos saludables, fomentar el consumo responsable y minimizar el desperdicio alimentario.