Homenajes en todo el país a Miguel Angel Blanco y a las víctimas de ETA

Los trabajadores de la FEMP guardan un minuto de silencio.

Miles de ciudadanos de todo el país se han concentrado esta mañana, a las 12 del mediodía a las puertas de sus Casas Consistoriales o en lugares emblemáticos de sus municipios, en respuesta a la convocatoria de sus Ayuntamientos, una convocatoria propuesta por la FEMP como muestra de homenaje al Concejal de Érmua, Miguel Angel Blanco, asesinado el 12 de julio de 1997 y, con él, a todas las víctimas de la violencia terrorista.

Madrid, 12 de julio de 2017.- El asesinato de Miguel Angel Blanco supuso un antes y un después en la respuesta ciudadana a los crímenes de ETA, y así lo subrayó el Presidente de la FEMP, Abel Caballero, en el comunicado remitido a todas las Entidades Locales unos días antes del aniversario, con la propuesta de convocatoria.

En el texto enviado señalaba que “este 12 de julio se cumplen veinte años del asesinato del Concejal del PP en el Ayuntamiento de Ermua, Miguel Ángel Blanco, después de dos días de secuestro y macabra cuenta atrás por el ultimátum etarra, lo que hizo que el asesinato nos doliera en lo más profundo de nuestras almas y conciencias”. Y añadía “veinte años de un espanto, pero también veinte años de una respuesta ciudadana ejemplar e inequívocamente democrática: un rotundo y unánime ‘hasta aquí hemos llegado’. Una reacción cívica que a la postre fue determinante para, primero, el aislamiento total y, después, la derrota absoluta desde la libertad, el final de ETA.”

En su llamamiento en memoria de Miguel Angel Blanco, el Presidente de la FEMP pidió un homenaje “con él a todas, absolutamente todas, las víctimas de la sinrazón terrorista que tanto dolor nos causó. Un recuerdo sentido y sincero para Miguel Ángel, para todas las víctimas y sus familias y allegados, pero también, al mismo tiempo, un reconocimiento y a la vez homenaje a la sociedad española que aquel 12 de julio se levantó democráticamente en defensa de la libertad, de la paz y de la convivencia.”

La plantilla de la FEMP, en la imagen, también se sumó al llamamiento y se concentró en la puerta de la sede como muestra de recuerdo y homenaje a Blanco y a todas las víctimas de la barbarie terrorista.