Francisca de Pedraza: la primera victoria contra la Violencia de Género

Francisca de Pedraza fue la primera mujer española en denunciar la violencia de género ante los tribunales

En la Alcalá de Henares de finales del siglo XVI, Francisca elevó la violencia que sufría a distintas instancias civiles, eclesiásticas y universitarias. Un periplo judicial que culminó en un tribunal encabezado por el rector de la Universidad, Álvaro de Ayala, quien dictó en 1624 una sentencia excepcional: divorcio, devolución de su dote y orden de alejamiento. No volvió a suceder algo similar hasta bien avanzado el siglo XX.

La infancia de Francisca de Pedraza, huérfana, transcurrió en el convento de las Carmelitas Descalzas de Alcalá de Henares, el cual abandonó al casarse con Jerónimo Jaras. Lo que podría haber sido un hogar, se convirtió en un infierno para Pedraza. Palizas, humillaciones y el despilfarro de su dote hicieron que esta mujer, de apariencia frágil, fuera protagonista de una cruzada inédita: un pleito sin tregua para acabar con su infeliz matrimonio.

En aquella época, este tipo de pleitos se resolvían con simples recomendaciones eclesiásticas. Algo que no hunde a Francisca de Pedraza. En casos similares el suicidio es una tentación pero ella piensa ante todo en sus hijos y decide seguir adelante. Emprende entonces la denuncia por la vía judicial ordinaria, que se declara sin “competencias para abordar asuntos tan sagrados como los del matrimonio”.

No se rinde y acude finalmente a la justicia universitaria, donde el rector Álvaro de Ayala y el tribunal universitario conocen el caso. Es 1624 y, en un plazo muy corto, dicta su sentencia en la que establece devolución de la dote, orden de alejamiento y divorcio. Un hito. Como recuerda el autor de ‘Una alcalaína frente a un mundo. El divorcio de Francisca de Pedraza’ (Bornova), Ignacio Ruiz, no solo por la sentencia también porque un juez de la talla de De Ayala no se limitara a ver el martirio de Francisca como “lo usual”.

Premio de las Mujeres Progresistas de Alcalá

El legado de esta alcalaína inspiró a la Asociación de Mujeres Progresistas de Alcalá de Henares para lanzar el “Premio Francisca de Pedraza contra la Violencia de Género”, el que busca reconocer y distinguir la labor desarrollada por personas o instituciones en la prevención y erradicación de este grave problema social.

En su última edición, correspondiente a este año 2018, fallado el pasado 17 de septiembre, el galardón ha sido concedido a Javier Juárez y Nora Botero, profesores de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Medellín (Colombia). El jurado ha reconocido “el trabajo docente e investigador desde hace  más de diez años de Nora Botero y Javier Juárez y su defensa de los derechos humanos, la equidad de género y su lucha contra la violencia que sufren las mujeres en Latinoamérica”.

Otros actores reconocidos en ediciones anteriores fueron el ex Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zaptero; el propio Rector Álvaro de Ayala, quien recibió un título póstumo; o la Unidad de Atención a la Familia del Cuerpo Nacional de Policía y la Subcomisión de Violencia hacia la Mujer del Consejo General de la Abogacía Española.

Más información:Carta Local 316