El trabajo de los Ayuntamientos sobre Violencia de Género

A diario, los Gobiernos Locales deben afrontar los estragos de la violencia de género con recursos y capacidades limitadas. 

La política municipal ve cómo las cifras de la violencia de género tienen rostro, nombre y dirección. Esta situación es el día a día de Elvira García Campos, Alcaldesa de Alaquàs, y de Mayte Díaz, Concejala de Igualdad de Plasencia. Son ellas y sus equipos quienes deben dar respuesta inmediata a esta lacra.

“Todos los días del año, 24 horas”. Esa es la jornada laboral de quienes se encargan de combatir la violencia de género en la Alcaldía de Plasencia, cuenta Díaz. En este sentido, la Concejala placentina destaca el compromiso profesional de todo el equipo que es imprescindible para atajar “una lacra tan real como las víctimas mortales que deja”. Por ello, es crucial la coordinación de los esfuerzos con experiencias como la Mesa de Coordinación y la monitorización de los casos en el territorio con aplicaciones como VIOGEN.

Desde esta institución tienen claro que la violencia de género tiene origen. Por ello, el Ejecutivo local ha establecido sus propios talleres de igualdad que imparten en colegios, institutos, hospitales y con grupos como las minorías étnicas. En el trabajo con menores, por ejemplo, destaca la deconstrucción de la idea de amor romántico y sus matices, hoy amplificados por fenómenos como las redes sociales.

En el caso del municipio valenciano la perspectiva de género es transversal a todas sus políticas públicas y el trabajo de sensibilización y formación es continuado. Con el objetivo de que la igualdad se construya entre todo existen espacios como el Consell de Dones, un órgano consultivo en esta materia que, además, impulsa los Premios Clara Campoamor de promoción de la participación de la mujer.

Acción inmediata

Los municipios enfrentan el reto de acompañar a las víctimas de violencia de género en momentos cruciales. De ahí que existan Áreas de Intervención, como la de Alaquàs, desde la que se ofrece asesoramiento personalizado. Del mismo modo, las mujeres están son apoyadas desde la denuncia hasta el juicio. En el caso de Plasencia, existe un punto de atención psicológica a víctimas que, día a día, atienden a mujeres que han denunciado o no. En 2017, 150 mujeres, 12 de ellas menores, la recibieron.

Desde Plasencia también se destaca el papel del Gobierno más cercano en las primeras horas tras la denuncia. Díaz destaca el rol de la Policía Local, que, en el caso placentino, acompaña a la víctima en sus primeros pasos para acabar con el maltrato y del Servicio de Emergencias, que están a su lado en las horas previas a ser trasladadas a instancias superiores.

El esfuerzo de ambas refleja el trabajo diario de la Administración Local para responder a su propia realidad. Una realidad que, en palabras de la placentina, es la de “mujeres que lo están pasando mal, que se sienten perdidas”; mujeres que con la ayuda adecuada ven que hay una realidad más allá que la de ser víctima.