Declaración de apoyo al Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Foto: Naciones Unidas(povertyday2015)

La Federación Española de Municipios y Provincias ha emitido una declaración en la que manifiesta su apoyo a las iniciativas de lucha contra la pobreza y se suma la celebración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, el sábado, 17 de octubre.

“Construir un futuro sostenible: unirnos para poner fin a la pobreza y a la discriminación”, es el lema elegido este año por Naciones Unidas para conmemorar este Día Internacional, al que la FEMP se ha sumado, desde la seguridad de que “el papel de los Gobiernos Locales es imprescindible para la consecución de estos objetivos, ya que la participación política y el fortalecimientos institucional de las Entidades Locales, así como la gobernabilidad democrática de las mismas, son piezas clave en el desarrollo social y humano de las ciudades y contribuyen indudablemente a la mejora de las condiciones de vida de nuestros ciudadanos”.

Así lo recoge la Declaración emitida desde la Federación, que añade el compromiso de la FEMP con la promoción y adopción de medidas de apoyo a nuevos modelos de desarrollo sostenible que favorezcan una distribución más equitativa de la riqueza.

La declaración concluye señalando la importancia de que todos participen y destaca que el actual reto es habilitar un mecanismo útil y eficaz “para poder transformar el compromiso solidario del conjunto del municipalismo español en accio0nes concretas y eficaces que contribuyan a los objetivos de la Agenda 2030”.

Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

La fecha del 17 de octubre fue la elegida por las Naciones Unidas para la conmemoración de este Día Internacional con el objetivo fundamental de sensibilizar a la población en la importancia de erradicar la pobreza, en especial en los países en desarrollo.

Este año, además, se cumplen quince años desde que la adopción de la Declaración del Milenio, que recogió la erradicación de la pobreza entre sus compromisos, y un año a partir de la aprobación de la nueva agenda de desarrollo 2030 en la que se plantean nuevos objetivos de desarrollo sostenible.

En el texto emitido recuerda que en los últimos 15 años la pobreza extrema se ha reducido a la mitad y se han corregido otros desequilibrios aunque es preciso seguir trabajando para erradicar un problema que aún afecta a más de mil millones de personas.