Colaboración público – privada: el interés general, por encima de todo

El Alcalde de Murcia, José Francisco Ballesta, y el Secretario General de la FEMP, Juan Ávila, en un momento del debate.

Buena gestión, sostenible y transparente. Principios de la colaboración público-privada en los servicios municipales.

El Secretario General de la FEMP, Juan Ávila, ha resumido de esta forma las bases en las que la Administración Local y las empresas concesionarias deben fundamentar sus acuerdos contractuales, en los que “por encima de todo” debe primar el interés general. Una nueva cultura de lo “común”, en la que es fundamental la transparencia y la participación ciudadana.

El representante de la FEMP ha participado en el panel expertos sobre aspectos de la colaboración público – privada en la prestación de servicios municipales, dentro del Foro organizado por los diarios El Mundo y Expansión que tiene lugar en Madrid.

En su intervención, apuntó que hay ejemplos de “buena y de mala gestión” tanto en la esfera pública como privada, y que a la hora de plantear su gestión hay que tener en cuenta no sólo a las ciudades, sino también a los pequeños municipios, cuyos habitantes tienen igual derecho a recibir un servicio eficiente y de calidad.

Ávila señaló que el concepto clave de esta colaboración es el de la sostenibilidad económica, pero también la sostenibilidad social. “Cualquier decisión que se tome por una Administración debe estar apoyada y legitimada por los ciudadanos”, afirmó.

También se refirió a que “la contratación es tremendamente complicada” en nuestro país y no permite una rectificación rápida de los términos del contrato sin perjudicar el desarrollo de los proyectos, y aludió factor “precio” de las ofertas, argumentando que no siempre lo más barato es  lo mejor, “lo importante es definir bien los servicios, antes que ver el precio”.

Juan Ávila ha compartió mesa redonda junto con el Alcalde de Murcia, y miembro de la Junta de Gobierno de la FEMP, José Francisco Ballesta; Inés Sabanés, Concejala Delegada del Área de Gobierno de Medioambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid; Juan Cassá, Concejal del Ayuntamiento de Málaga; y Miguel Hernández, Gerente de Medio Ambiente del Institut Cerdà.

El Alcalde de Murcia apostó por superar los prejuicios sobre “lo público y lo privado” y porque cada uno “aporte lo que sabe y puede hacer”. De esta forma, en su intervención desgranó los “diez mandamientos” de la colaboración pública – privada, que se resumen –tal y como dijo- en uno: “Siempre, poner el interés público y general por encima del personal y particular”, un mandamiento que vale tanto para el sector público como para el privado.

Inés Sabanés, por su parte, hizo hincapié en que el paradigma de la eficacia de la empresa privada sobre la pública “es cuestionable” y “hay que superarlo” y añadió que hay que ser críticos a la hora de evaluar tanto lo público como lo privado. Del mismo modo, que si se hable de “colaboración” también es necesario tener en cuenta la relación con los trabajadores, “un valor esencial para ahorrar y ser más eficiente”.

La representante del Ayuntamiento de Madrid puso de manifiesto además la importancia de la “estrategia” a la hora de establecer las condiciones de prestación de un servicio público municipal. “Los Ayuntamientos pueden decidir hacer cualquier cosa, menos ceder su capacidad estratégica”, apostilló.

El Concejal de Málaga, Juan Cassá, por su parte, expuso que lo público y lo privado “tienen que converger, sin prejuicios y sin posturas preconcebidas”, y destacó la contribución de del sector privado a la innovación tecnológica, un aspecto en el que las Administraciones Públicas están muy retrasadas respecto a la empresa privada, en su opinión.